Profesores nativos: mitos vs realidad

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡luego empieza a escribir!

Si buscas ‘clases de inglés’ en la web, la mayoría de los anuncios te ofrecerán profesores nativos, muchas veces dando más importancia a ese dato que a las credenciales que posee, o experiencia que tenga. Muchos de nuestros clientes dan por sentado que un profesor nativo es superior a los demás. Sin embargo, todos los expertos están de acuerdo en que esta idea es un mito, causado en general por racismocolonialismo, y malentendidos varios durante el siglo pasado. De hecho, publicidad y anuncios de trabajo que contienen frases como ‘profesores nativos’ o ‘solo nativos’ ya son ilegales, porque van en contra del artículo 21 sobre los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Desafortunadamente, el mito de la superioridad de profesores nativos muere lentamente, y todavía hay muchos que siguen insistiendo en que es mejor tener un profesor nativo.  Si eres uno de ellos, ¡lee esto!

Mito #1: Un profesor nativo me dará mejor acento

Primero, la mayoría de las clases de inglés en nuestro contexto suman entre 2-8 horas semanales. Durante estas clases, vas a escuchar inglés hablado de una variedad de fuentes: el profesor, materiales del libro, los compañeros de la clase, etc. Si piensas en el tiempo que pasas escuchando e imitando el acento del profesor, no es ni de lejos suficiente para influir tu acento a largo plazo. Para adultos, la probabilidad de poder distinguir, y mucho menos imitar, un acento en otro idioma (sobre todo en niveles principiantes o intermedios) es muy baja.

Para niños, la obsesión (por parte de los padres) es aún más intensa. Es verdad que los niños tienen más facilidad para distinguir y reproducir sonidos en otros idiomas que los adultos ni siquiera escuchan, pero para que adquieren un acento inglés, requiere muchísimo más que varias horas semanales. Como ejemplo, tenemos el famoso ‘Efecto Peppa Pig’: hace tiempo, muchos padres americanos decían que, al ver tantas horas del programa  Peppa Pig, sus niños empezaban a hablar con un acento británico. Aunque fue cierto que los niños imitaban a Peppa y su acento a la perfección, hasta ahora ningún niño ha terminado hablando con un acento británico, ni siquiera los que pasaban horas diarias viendo el programa. ¿Por qué? Porque un acento se hace a base de miles y miles de repeticiones de cada palabra y miles de horas de práctica. Si tu hijo no pasa por lo menos 30% del día hablando y escuchando inglés, hablar del acento del profesor es irrelevante. Incluso en clases enfocadas solo en la pronunciación, varios estudios muestran que no hay una diferencia en los resultados de los alumnos con profesores nativos y no nativos.  

Mito #2: Un acento ‘no nativo’ es erróneo.

Hablo de esto en nuestro blog post sobre acentos: existen miles de acentos distintos en inglés, la mayoría de los cuales no son ‘correctos’—-es decir, no son iguales al acento de la gente con dinero/poder político. Intentar a hablar como ‘un nativo’ no es realista, y no debe de ser una meta para un estudiante. Para más información sobre esto, aquí hay un artículo interesante sobre la idea de ‘comprensibilidad’ en un idioma y por qué debe de ser la meta (y por qué los nativos no son los mejores en esto).

Hoy en día, el mundo está cada vez más globalizado y el estereotipo de un ‘inglés perfecto/nativo’ se está reemplazando por la meta de multilingüismo: hablar una segunda/tercera/cuarta lengua de manera comprensible, para que todos puedan entenderte.

Artículos como este muestran que lo más importante es la competencia para la comunicación, y en entornos internacionales, los nativos en inglés tienen muy mala fama con esto. La gran mayoría de personas prefieren escuchar personas que hablan por lo menos dos idiomas, ya que tienen una capacidad superior para ser entendidos.

Mito # 3: Los profesores no nativos son la razón del fracaso de la enseñanza de inglés en décadas pasadas.

Como profesora de inglés, he escuchado miles (vale, decenas) de padres decir algo como: ‘Necesitamos nativos para enseñar los niños a hablar’ o ‘Si no es nativo, solo van a traducir todo y enfocar su clase en ejercicios aburridos de gramática’. Muchos adultos hablan de las clases aburridas de sus colegios de infancia, siempre echando la culpa a profesores con muy bajo nivel de inglés.

Primero, hay que reconocer el error en decir que el problema en el caso de España se debe a profesores ‘no nativos’. Decir esto, es como decir que un pianista principiante no es bueno porque sus padres no son pianistas, y no porque le falta años de práctica. Por supuesto  damos por sentado que, para ser profesor de un idioma, necesitas un nivel de maestría (en el caso de CNA, C1 o C2). Una vez que el profesor tenga este nivel, el problema desaparece.

Segundo, el método utilizado en España en el pasado fue anticuado, ignorando (en algunos casos casi completamente) la parte ‘natural’ de un idioma—o sea, la conversación. Muchos alumnos pasaban toda una clase de inglés sin hablar ni una palabra. Por supuesto, este método dificulta mucho el aprendizaje, incluso con un profesor nativo.

Cuando compramos las estadísticas de los profesores nativos con los no nativos con niveles de maestría, notamos que es el método de la enseñanza el que afecta el aprendizaje, no si el profesor es nativo o no. Con una metodología dinámica, enfocada en la comunicación y comprensión oral, los alumnos progresan igual con los dos tipos de profesor.

Mito #4: Los profesores no nativos no aportan elementos culturales a la clase

La gran mayoría de nuestros profesores no nativos han pasado mucho tiempo en el extranjero, y muchas veces traen materiales auténticos, anécdotas de su estancia, y expresiones coloquiales a clase. Además, los planes de estudios hoy en día tienen un enfoque multicultural, y hablan de tradiciones, festivales, comida, etc. de muchos países angloparlantes, no sólo UK, USA y Canadá. El inglés ya no es sólo propiedad cultural de estos países, y es importante que los alumnos lo aprendan.

En conclusión, lo importante para aprender inglés es tener un buen profesor, con un nivel de maestría (C1 o C2). En CNA todos nuestros profesores que no son nativos tienen como mínimo un nivel C1, licenciatura o máster en educación o inglés, y experiencia. Tras observar cientos de alumnos con profesores nativos/no nativos a través de más de 10 años, estoy más convencida que nunca, de que ya es hora de poner fin a los prejuicios y entender que lo importante no es ser nativo–es saber enseñar. Las actitudes anticuadas de muchos han causado un ambiente muy injusto para muchos profesores de inglés españoles durante mucho tiempo. En CNA procuramos dar oportunidades a todos los profesores calificados y con vocación para la enseñanza. Espero que vosotros también.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Seguir leyendo

Profesores nativos: mitos vs realidad

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡luego empieza a escribir! Si buscas ‘clases de inglés’ en la

¡MENSAJE ENVIADO!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

gracias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa con la navegación, consideramos que ha leído y aceptado la Información Básica sobre Protección de Datos